La Rosa de Jericó, la planta que resucita.

La Rosa de Jericó (Selaginella lepidophilla) es en realidad un helecho de la familia Lipoideas, famoso por llegar a secarse hasta parecer que esta muerta y “resucitar” al volver la época de aguas. Crece prolíficamente en los extensos prados de los Estados Unidos, y también se la puede encontrar en algunas zonas del norte de España, oeste de Francia, Bélgica y Oriente Próximo.

Rose of Jericho

La habilidad que tiene esta especie de sobrevivir sin agua durante tanto tiempo y de soportar una gran deshidratacion se debe a un disacarido (un tipo de azucar doble) que crea esta planta llamado trehalosa. Otros animales y plantas, como los tardígrados, también hacen uso de ella para salir de estados de muerte aparente.

Selaginella lepidophylla

Selaginella lepidophylla

Además de aparecer en la Biblia se dice que es una planta mágica, los indios ya la usaban como planta medicinal. Y se le a reconocido propiedades terapéuticas, en especial como diurética y para la cura y mejoramiento de heridas. Os dejo un vídeo en el que se ve a cámara rápida como resucita este peculiar helecho. Ya sabéis, si os gusta y queréis más, comentad, compartid y twittear. Muchas gracias curiosos! Hasta la próxima!

Anuncios

Acerca de biologocurioso

Biólogo por la Universidad de Navarra apasionado del comportamiento animal y la naturaleza

Publicado el 03/09/2014 en Flora y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Más que Ciencia

Investigación, desarrollo, innovación y estilos de vida a tu alcance

La Ciencia y sus Demonios

La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

IvanTrujano.Biólogo

Emprender para conservar la biodiversidad

A %d blogueros les gusta esto: